INFORMACIÓN SOBRE COPYRIGHT ©: El contenido de este blog está inscrito en un registro de autor. Por favor, absténgase de utilizarlo sin autorización. Gracias.

martes, 11 de octubre de 2011

"El Corazón de Anaga"

"El Corazón de Anaga"
Chamorga - Tafada - Faro de Anaga - Benijo

Longitud
13,53 Km.
Dificultad
Media
Circular
No
Duración
5 h. (aprox.)
Entorno
Laurisilva y escarpes
Altitud
Mín.4 m. / Máx.720 m.
Desnivel acumulado
Subiendo840 m. / Bajando 1.108 m.

CÓMO LLEGAR
En coche: Dejar un vehículo en Benijo, al final de la carretera TF-134 (El Bailadero-Playa de Benijo) e ir con el otro vehículo hasta la plaza de Chamorga, situada al final de la carretera TF-123 (El Bailadero-Chamorga).

En guagua: Ida→ Utilizando la línea 247 (Santa Cruz > Chamorga-Punta de Anaga), apearse en la última parada. Vuelta→ Utilizando la línea 246 (Santa Cruz > Taganana -Almáciga), tomar la guagua en la parada del cruce de la subida a Almáciga. Se debe contar con tiempo suficiente para llegar a pie por la carretera desde Benijo hasta esta parada situada a 1,5 km al oeste del final de la ruta.

PUNTOS DE INTERÉS
Pequeño arroyo, casas de Tafada, Faro de Anaga, lagar en ruinas, Roque de Dentro (o de Tierra), Roque de Fuera, Roque Aderno, caserío de Las Palmas de Anaga, Playa de Benijo...

FLORA
El recorrido atraviesa diferentes pisos bioclimáticos por lo cual tendremos la oportunidad de disfrutar de distintas formaciones de vegetación. En la primera parte del recorrido predominan las especies de laurisilva más exigentes en humedad, como el til (Ocotea foetens), el viñatigo (Persea indica) y el laurel (Laurus azorica) que crecen al abrigo de los vientos, mimadas por el pequeño flujo de agua que corre por el cauce. Estas especies están acompañadas por hijas (Prunus lusitanica), barbusanos (Apollonias barbujana), acebiños (Ilex canariensis) y son sustituidas por tejos (Erica platycodon), brezos (Erica arborea) y fayas (Myrica faya) en las lomas más expuestas a los vientos. Al descender la altitud aparecen otras especies propias de las zonas termófilas, como algún drago (Dracaena draco) y alguna palmera (Phoenix canariensis), además de bejeques. En las zonas más bajas predominan los cardones (Euphorbia canariensis), las tabaibas (Euphorbia balsamifera y Euphorbia lamarckii) y los tarajales (Tamarix canariensis). También son abundantes las especies exóticas invasoras como las tuneras (Opuntia máxima), las piteras (Agave americana) y las cañas (Arundo donax) en las zonas más degradadas por el uso humano.

FAUNA
Esta zona cuenta con numerosos invertebrados endémicos como escarabajos, arañas y moluscos. Es además una zona de especial protección para las aves (ZEPA) constituyendo un importante refugio para las palomas de la laurisilva: la paloma turqué (Columba bollii) y la paloma rabiche (Columba junoniae), pudiéndose observar también al gavilán (Accipiter nisus granti), el aguililla (Buteo buteo insularum) y la muy esquiva gallinuela (Scolopax rusticola). Además, las abruptas laderas sirven como refugio para otras aves como el herrerillo (Cyanistes teneriffae), el mirlo (Turdus merula), el capirote (Sylvia atricapilla), el cernícalo (Falco tinnunculus canariensis), el canario (Serinus canaria) o el caminero (Anthus berthelotii). También son abundantes los reptiles como el lagarto tizón (Gallotia galloti) y la lisa (Chalcides viridanus).


DESCRIPCIÓN DEL ITINERARIO

Este sendero, que discurre por la zona más septentrional de la isla de Tenerife, nos llevará a recorrer las tierras más remotas y alejadas del Macizo de Anaga. Siguiendo la serpenteante vereda podremos observar la influencia de la altitud en el desarrollo de los distintos tipos de ecosistemas canarios, comenzando en una zona de laurisilva húmeda que irá convirtiéndose en vegetación termófila a medida que descendemos para, finalmente, transformarse en matorrales de zonas costeras semi-áridas. Además, se trata de una ruta que ofrece espectaculares panorámicas sobre los profundos barrancos y los vertiginosos acantilados de la zona, ya que discurre principalmente por lomas y laderas elevadas.

-----------------------Laurisilva------------------------------------------------Casas de Tafada

El sendero se inicia junto a la ermita de Chamorga, un pintoresco núcleo rural rodeado de montañas, a través de una pendiente empedrada acondicionada con un pasamano metálico. Subiendo siempre de frente, ignorando un camino particular que asciende por la montaña a nuestra derecha, llegaremos en pocos minutos al lecho del barranco, donde pasaremos junto a una pequeña charca que recoge las aguas del cauce. En este punto nos adentraremos en el bosque de laurisilva y nos encontraremos con una gran roca y con el pequeño arroyo, el cual cruzaremos para ascender por el zigzagueante sendero acondicionado con paredes de piedra en algunos tramos. Tras casi media hora de ascenso llegaremos al “Cruce de Cuatro Caminos” donde debemos tomar el camino que sigue por la loma a nuestra derecha, ignorando la senda que sube por la montaña a nuestra izquierda (que nos llevaría hasta el Mirador de Cabezo del Tejo) y la senda que sigue de frente, descendiendo la ladera (que nos llevaría hasta “El Draguillo”). De aquí en adelante el sendero asciende suavemente por la loma hasta una zona rocosa más aclarada de vegetación donde se puede disfrutar de estupendas vistas hacia la frondosidad del bosque de laurisilva y hacia la costa norte de la cordillera. Un poco más adelante cruzaremos un paso muy vertiginoso de paredes acantiladas y acondicionado con un pasamano de madera, desde donde tendremos una vista espectacular de los Roques de Anaga. Tras una hora de recorrido, el bosque se habrá hecho cada vez menos denso hasta desaparecer y llegaremos a las casas ruinosas de Tafada.













-------------------Faro de Anaga---------------------------------------------Roques de Anaga

Continuaremos por el camino que desciende suavemente a la izquierda de las casas y, tras unos pocos minutos, llegaremos a una atalaya natural al borde del acantilado. Desde aquí podremos maravillarnos con el vertiginoso paisaje, la inmensidad del mar y los pintorescos Roques de Anaga. A partir de este punto iniciaremos un fuerte descenso de altitud por un camino con bastante pendiente que nos conducirá, a través de un pasaje más árido, hasta un cruce de caminos en las cercanías del Faro de Anaga. En dicho lugar tendremos que despreciar la senda que desciende desde el faro (qué nos llevaría hasta Roque Bermejo) y continuaremos por el sendero que circula paralelo a la costa, a lo largo de la ladera acantilada en la que, tras media hora de recorrido, nos encontraremos con un viejo lagar abandonado al pie del Roque Aderno.













-----------------Roque Aderno-----------------------------------------------Playa de Benijo


Tras un cuarto de hora caminando por las faldas del mencionado roque, el sendero rectilíneo habrá perdido altura lentamente para cruzar, al borde del acantilado, la zona de unión de dos barrancos. En dicho lugar, una corta y zigzagueante subida nos llevará en pocos minutos a la meseta de Las Palmas de Anaga, en el valle del mismo nombre. Aquí podremos desviarnos brevemente del sendero principal, que discurre al borde del acantilado, para visitar la Hacienda de San Gonzalo, una edificación canaria abandonada que data del siglo XVII. Continuaremos por el sendero que abandona la meseta atravesando una zona de tuneras de porte arbóreo, tras lo que iniciaremos una pronunciada subida por la que ascenderemos más de un centenar de metros para atravesar una zona de derrubios algo vertiginosa y con algunos depósitos de alud de firme inestable. Transcurridas algo más de 4 horas desde el inicio de la ruta llegaremos al caserío de El Draguillo, donde el sendero se convierte en una pista de tierra. Finalmente llegaremos a Benijo y descenderemos hasta la playa.

martes, 23 de agosto de 2011

"La Senda del Agua"

"La Senda del Agua"
Afur - Playa de Tamadiste

Longitud
2,6 Km.
Dificultad
Baja
Circular
No
Duración
1'5 h. (aprox.)
Entorno
Barranco
Altitud
Mín.4 m. / Máx.202 m.
Desnivel acumulado
Subiendo43 m. / Bajando 240 m.

CÓMO LLEGAR
En coche: Ir hasta el aparcamiento situado al final de la carretera TF-136 (Casas de la Cumbre-Afur).
En guagua: Utilizando la línea 076 (La Laguna > Afur) apearse en la última parada, al final de la carretera de Afur.


PUNTOS DE INTERÉS
Sauceda, sabinar, arroyo, Roque El Fraile, Roque Marrubial, Charco de la Pasada, Playa de Tamadiste...

FLORA
Podremos observar arboledas de sauces canarios (Salix canariensis) cubriendo el cauce del arroyo en algunas partes, así como sabinas canarias (Juniperus turbinata ssp. canariensis) formando un hermoso sabinar sobre la ladera derecha del barranco. Además, es posible observar alguna palmera Canaria (Phoenix canariensis), distintos tipos de bejeques, cardoncillos, así como vegetación propia del cardonal-tabaibal en la parte inferior del barranco. También es abundante la caña (Arundo donax), especie exótica e invasora muy extendida en las islas.

FAUNA
Es llamativa la presencia de la anguila (Anguilla anguilla) en algunos charcos y pozas del barranco; se trata del único pez de agua dulce endémico de Canarias. Además, las laderas sirven como refugio para aves como el mirlo, el capirote, el cernícalo, el canario o el caminero. También son abundantes los reptiles como el lagarto tizón y la lisa.


DESCRIPCIÓN DEL ITINERARIO
Este corto y agradable sendero desciende desde el caserío de Afur, un pequeño núcleo rural hundido entre desfiladeros, hasta la Playa de Tamadiste. Durante todo el recorrido iremos sorteando de un lado a otro el cauce del barranco, acompañados de la inconfundible melodía del agua al caer por las pequeñas cascadas. Además, tendremos la suerte de observar dos formaciones de vegetación amenazadas en Tenerife: la sauceda y el sabinar. Es recomendable, por su esplendor, realizar este sendero tras las lluvias invernales, cuando el caudal del pequeño arroyo se ve aumentado y las laderas se cubren de verde intenso.







-----------------------Sabinar------------------------------------------------Cascada del Sauce

El sendero se inicia al lado del amplio aparcamiento en el que termina la carretera de Afur (TF-136). Empezaremos el camino descendiendo por una pista de cemento y la abandonaremos en la primera curva, donde se inicia un estrecho sendero de bajada a nuestra derecha.

En sus primeros tramos el sendero discurre entre la escarpada pared derecha del barranco y el zigzagueante cauce completamente oculto por el bosquete de sauces.

Tras el primer cuarto de hora de recorrido encontraremos un paso algo vertiginoso y escarpado, acondicionado con un pasamano de madera.

Transcurrido otro cuarto de hora llegaremos a una pequeña loma (donde es posible ver algunas sabinas aisladas) y comenzaremos a descender hacia el cauce del arroyo. Desde este punto podremos apreciar de cerca, en el valle alto que hay a nuestra derecha, un hermoso bosque de sabinas coronado por el “Roque del Fraile”.













-----------------------Sauceda-------------------------------------------------Roque Palma

Una vez cruzado el cauce del arroyo y tras el primer contacto directo con el agua, el sendero comienza a ascender levemente por la ladera izquierda del barranco, hasta recuperar la altura descendida previamente.

Después de 1 hora y 20 minutos de recorrido aproximadamente, el sendero descenderá de nuevo suavemente hasta el cauce del arroyo, justo en el momento en que llegaremos al “Charco de La Pasada”. Aquí observaremos como un hermoso dique, desgastado por la erosión del agua, genera una cascada que cae sobre una profunda poza.

El último tramo discurre a la derecha del arroyo entre cañas, juncos y carrizos. En este punto el sonido del arroyo empieza a mezclarse con el de las olas y el olor a mar nos indica la proximidad de la “Playa de Tamadiste”, a la cual llegaremos en 5 minutos.

La playa, por su fuerte oleaje y corrientes, no suele ser apta para el baño; pero las vistas hacia los acantilados cercanos y hacia el Roque Marrubial son espectaculares.

Es importante calcular el tiempo que emplearemos para regresar por el mismo camino hasta Afur, ya que la subida, debido al cansancio acumulado, suele ocupar más tiempo que el descenso.














--------------Charco de la Pasada----------------------------------------Playa de Tamadiste

NOTA IMPORTANTE: Tanto la descripción del sendero como las fotos mostradas hacen referencia al estado del
barranco antes de la riada del 1 de febrero de 2010. Esta gran avenida de agua, piedras y barro, arrancó la formidable sauceda en algunos puntos del barranco y también colmató de rocas las profundas pozas, en especial la poza del Charco de La Pasada que pasó de tener varios metros de profundidad a ser un pequeño charco sobre el que sigue golpeando la cascada. No se puede constatar la suerte que corrieron las anguilas que vivían en dichas pozas pero lo más probable es que desapareciesen. No obstante, el sendero sigue siendo un precioso recorrido y regalo para la vista.

viernes, 19 de agosto de 2011

"El Bosque Encantado"

"El Bosque Encantado"
La Ensillada - Cabezo del Tejo - La Ensillada

Longitud
6,61 Km.
Dificultad
Baja
Circular
Duración
3 horas (aprox.)
Entorno
Laurisilva
Altitud
Mín.727 m. / Máx.860 m.
Desnivel acumulado
Subiendo537 m. / Bajando531 m.
CÓMO LLEGAR
En coche: Ir hasta el punto kilométrico 4,8 de la carretera TF-123 (El Bailadero-Chamorga).
En guagua: Utilizando la línea 247 (Santa Cruz > Punta de Anaga) apearse en la parada "La Ensillada" (nº1487).


PUNTOS DE INTERÉS
Bosque de laurisilva, Roque Chinobre, Piedra La Jurada, Roque Anambro, Mirador de Cabezo del Tejo...

FLORA
Durante el sendero podremos observar gran parte de las especies propias de la laurisilva como el Til (Ocotea foetens), el Laurel (Laurus novocanariensis), el Tejo (Erica platycodon), el Acebiño (Ilex canariensis), el Aderno (Heberdenia excelsa), etc. Así como una característica especie de helechos grandes, la Píjara (Woodwardia radicans).

FAUNA
Esta zona cuenta con numerosos invertebrados endémicos como escarabajos, arañas y moluscos. Es, además, una zona de especial protección para las aves (ZEPA), constituyendo un importante refugio para las palomas de la laurisilva: la Paloma Turqué y la Paloma Rabiche (Columba bollii y C. junoniae), pudiéndose observar también al Gavilán (Accipiter nisus granti), el Aguililla (Buteo buteo insularum) y la muy esquiva Gallinuela (Scolopax rusticola). En la zona del Mirador de Cabezo del Tejo es habitual el Pinzón Común (Fringilla coelebs) que se acerca a alimentarse de las migas de pan caídas de los bocadillos de los excursionistas, no debemos alimentarlos.


DESCRIPCIÓN DEL ITINERARIO

El sendero comienza en la zona de La Ensillada (dónde hasta hace algunos años existió un área recreativa) y se interna, a través de un tramo de sendero ancho y rectilíneo, en la frondosa árboleda, dejando atrás la carretera TF-123.
Tras aproximadamente 25 minutos de recorrido nos encontraremos con una bifurcación en el sendero. En este punto debemos seguir de frente e ignorar el desvío que desciende a nuestra derecha.


Siguiendo nuestra ruta y tras un rato de subidas y bajadas nos encontraremos con una gran roca a nuestra izquierda, la piedra "La Jurada", que constituyó en el pasado un lugar para la elaboración de carbón vegetal.


Tras aproximadamente una hora de recorrido aparecerá ante nosotros la silueta del "Roque Anambro" que con 815 metros de altura sobre el nivel del mar sobresale elegante y fantasmagórico sobre la exuberante vegetación que lo rodea. Se trata de un pitón fonolítico (los restos de una chimenea volcánica que la erosión de millones de años ha dejado al descubierto)que adopta forma de aguja vertical de unos 75 m de altura visible y cuya presencia nos sorprende bruscamente y sin previo avistamiento en mitad del sendero.














-----------------Piedra "La Jurada"--------------------------------------------- Roque Anambro

Transcurrida media hora de más o menos suaves bajadas llegaremos al mirador de "Cabezo del Tejo". En este punto el senderista podrá disfrutar de unas excelentes vistas sobre el macizo de Anaga. Si las persistentes brumas nos lo permiten, seremos capaces de observar los valles de Taganana, Benijo, El Draguillo..., e incluso en un día con pocas nubes se podrá ver hasta el mismo Teide. El lugar recibe su nombre por uno de los árboles del Monteverde abundante en esta zona, el Tejo (Erica platycodon).

En este punto debemos tomar la ancha pista forestal que sale desde la parte trasera del mirador, ignorando el estrecho sendero que baja desde la parte delantera, el cual nos llevaría hasta Chamorga o El Draguillo.
A partir de aquí estaremos algo más de una hora caminando por la ancha y casi horizontal pista de Cabezo del Tejo. Un serpenteante camino que nos ofrecerá imágenes realmente bellas de la inmensidad del bosque y que a más de uno hará pensar en escenas típicas de cuentos o leyendas.













-----Malfurada (Hypericum grandifolium)----------------------------Bosque de laurisilva

Al encontrarnos de nuevo con la carretera debemos tomar un sendero mucho más estrecho que, a la derecha, se interna de nuevo en el bosque, en una zona conocida como el "Lomo de las Chamuscadas". Tras un cuarto de hora este sendero nos llevará hasta la bifurcación de caminos que encontramos al inicio de la ruta.

Una vez llegamos a la bifurcación debemos seguir de frente, por el mismo tramo de sendero en que comenzamos la ruta, hasta llegar de nuevo a la zona de La Ensillada, aproximadamente tras otro cuarto de hora de recorrido.













----------------Lluvia horizontal--------------------------Sotobosque de píjaras (Woodwardia radicans)



ARTÍCULO RELACIONADO
>>EL PIJARAL - "El corazón de Anaga"<<


UN NUEVO ESPACIO


Este blog nace como instrumento de divulgación de la riqueza vegetal, animal y etnográfica de la isla de Tenerife. Por medio de propuestas respetuosas de acercamiento al medioambiente, intentamos promover y fomentar la práctica de un tipo de senderismo integrador, que proporcione al caminante datos específicos del paisaje que le rodea y le permita así conectar y sentir el mundo natural, yendo más allá de la mera práctica deportiva.

Nuestros principales objetivos son:

- Fomentar un senderismo responsable y comprometido con el medioambiente.

- Promover la sensibilidad medioambiental hacia la biodiversidad canaria.

- Sensibilizar a los lectores con la necesidad de tomar una posición activa en la conservación y recuperación de los dominios naturales de nuestros bosques.

- Fomentar el conocimiento de la historia natural de la isla de Tenerife, así como de su flora y su fauna.

- Servir como nexo de conexión entre personas sensibilizadas con la cuestión ambiental en el ecosistema canario.

- Facilitar el establecimiento de una futura cultura de restauración ambiental y conocimiento avanzado de las características bioclimáticas de la isla de Tenerife.

SENDEROS EN LA VERTIENTE SUR

SENDEROS EN LA VERTIENTE NORTE

SENDEROS EN EL PARQUE NACIONAL DEL TEIDE

SENDEROS EN EL MACIZO DE TENO

Entradas populares